Un fotógrafo retrata la China rural durante el Año Nuevo Lunar

Valeria Ordóñez Ghio

(CNN) — En las imágenes del fotógrafo Zhang Xiao del festival Shehuo, una antigua celebración que todavía se celebra en partes del norte de China durante el Año Nuevo Lunar, la vida rural cobra vida con algo mucho más fantástico.

Los aldeanos vestidos como grullas, gallos y leones míticos posan para retratos entre cultivos o tierras de cultivo en barbecho. Artistas disfrazados desfilan frente a casas de ladrillo con fondos brumosos, con los ojos de sus máscaras aparentemente perdidos en sus pensamientos. En un campo de trigo cosechado, un grupo de casi una docena de hombres se alinean para sostener en alto un colorido títere de dragón.

¿Qué es el Año Nuevo chino? Las 7 cosas que debes saber sobre la popular celebración

En su nuevo libro “Community Fire”, Zhang dijo que quería capturar la “desconexión” surrealista entre la vida cotidiana de las personas y las personas míticas que asumían.

“Sus personajes parecían venir del cielo mismo y… formaban un enorme escenario teatral que trascendía los confines de la realidad, transportando a un colectivo de sonámbulos a un mundo de ensueño”, escribió. “Caminé entre ellos y los fotografié en silencio porque no quería despertarlos”.

Una niña espera para ponerse el traje completo antes de las festividades en el pueblo de Huanghuayu, provincia de Shaanxi. (Zhang Xiao)

Arraigados en prácticas agrícolas milenarias de adoración al fuego y a la tierra, los rituales populares de Shehuo (a menudo traducidos como “tierra y fuego”) tradicionalmente implicaban orar por buena fortuna y cosechas abundantes, o para ahuyentar a los demonios. Las festividades varían según la región, pero ahora suelen ver a varios artistas, desde zancudos hasta cantantes de ópera, desfilando por las calles o realizando espectáculos.

Hoy las celebraciones coinciden con el Año Nuevo Lunar, que comenzó el sábado. Como tales, han llegado a abarcar muchas de las tradiciones, como las ferias de los templos y las danzas del león, que se practicaban en China durante este periodo. (Las celebraciones del Año Nuevo Lunar suelen durar más de dos semanas, y el festival Shehuo tiene lugar el día 15 y último de la temporada).

La espectacular tradición china de la danza del dragón de fuego tiene cientos de años. Aquí las razones por las que sigue deslumbrando

Las celebraciones de Shehuo han sido reconocidas por el Gobierno chino en su lista de “patrimonio cultural inmaterial” al estilo de la UNESCO. Pero el lugar del festival en un país en rápida urbanización sigue amenazado, dijo Zhang, añadiendo que la mayoría de los artistas que encontró habían emigrado a las ciudades y solo regresaron a sus aldeas para las vacaciones.

Un grupo de amigos posa con un gran títere de dragón dorado. (Zhang Xiao)

“La importancia de las costumbres tradicionales ya no puede satisfacer las necesidades de la vida moderna”, dijo el fotógrafo a CNN por correo electrónico. “Los jóvenes de hoy están más preocupados por Internet y los juegos. Ni siquiera están dispuestos a intentar comprender las culturas tradicionales. Creo que eso es triste”.

El comercio electrónico y la muerte de la artesanía

Con la esperanza de documentar las tradiciones en desaparición del festival, y los trajes y accesorios asociados con ellas, Zhang pasó más de una década fotografiando eventos Shehuo en pueblos de las provincias de Shaanxi y Henan. Una selección de las imágenes, tomadas entre 2007 y 2019, se exhibe actualmente en Estados Unidos, en el Museo Peabody de Arqueología y Etnología de la Universidad de Harvard (y más de 100 de ellas fueron publicadas en “Community Fire”).

Además de capturar ritos, rituales y folclore, las fotografías hablan de la proliferación de parafernalia producida en masa que ha transformado el festival desde principios del siglo XXI. Una imagen muestra una pila de máscaras de plástico inexpresivas; un conjunto de 12 imágenes espeluznantes muestran cabezas de utilería sonrientes colgando de árboles en endebles bolsas de plástico.

Accesorios de cabeza de dragón sin terminar apilados en el suelo en Huozhuang, provincia de Henan. (Zhang Xiao)

Varias páginas del libro de Zhang están dedicadas a capturas de pantalla de la plataforma de compras Taobao, propiedad de Alibaba, donde se pueden comprar artículos de Shehuo a precios de ganga. Van desde un elaborado traje de danza del león para dos personas, que se ofrece por sólo 360 yuanes (US$ 50), hasta una selección de tocados con un precio inferior a 17 yuanes (US$ 2,40).

El aumento de los productos baratos y del comercio electrónico ha sido una bendición a medias para estos pueblos. Algunos de ellos –incluido Huozhuang, en la provincia de Henan, que ocupa un lugar importante en el proyecto de Zhang– han aprovechado la oportunidad. El fotógrafo visitó y documentó varios pequeños talleres familiares que compran en línea productos semiacabados en grandes cantidades antes de terminarlos a mano y venderlos en plataformas como Taobao para obtener beneficios.

“En algunas aldeas, prácticamente toda la población se ha movilizado para producir y vender accesorios Shehuo”, escribe el fotógrafo en su libro.

Los artistas de Shehuo recrean una batalla entre el Octavo Ejército de Ruta de China y las fuerzas japonesas de la Segunda Guerra Sino-Japonesa. (Zhang Xiao)

Pero las oportunidades económicas conllevan una pérdida de habilidades y costumbres tradicionales. Materiales como el papel y el bambú han sido reemplazados por marcos de alambre baratos, plástico y telas sintéticas, dijo Zhang, quien creció en una zona rural de la provincia china de Shandong pero ahora reside en Chengdu, una de las metrópolis más grandes del suroeste del país.

Un fabricante de accesorios de tercera generación le dijo a Zhang que, en palabras del fotógrafo, “lamentaba la desaparición gradual de la artesanía tradicional”. Pero la mayoría de los aldeanos que encontró el fotógrafo se mostraban indiferentes a la pérdida del patrimonio cultural, afirmó.

Y aunque Zhang, como documentalista, asumió el papel de “espectador tranquilo” mientras estaba en misión, expresó su pesar por la rápida comercialización del festival.

“La gente no se centra en cómo mejorar la calidad y la artesanía del producto”, afirmó el fotógrafo, que actualmente trabaja en un documental sobre la vida en la China rural.

“En cambio, están obsesionados con cómo fabricar estos productos lo más rápido posible y al menor costo, para obtener una ventaja frente a la competencia. Esto ha llevado a una disminución gradual de la calidad del producto y toda la industria ha caído en un círculo vicioso de guerra de precios”.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

First appeared on kesq.com

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top